Involucrar a tu pareja

Usualmente una empresa identifica a su candidato para una reubicación y se lo comunica una vez ha tomado la decisión. Irónicamente no habla con la pareja o familia de su trabajador aún cuando ellos son lo que usualmente harán el mayor esfuerzo en todo el proceso. Te has preguntado porque no lo hacen? 

Involucrar a la familia desde el punto de vista empresarial abre el camino para que la decisión sea más fácil para el empleado y también muy seguramente para que el resultado sea más exitoso. En la mayoría de los casos, una reubicación es exitosa si el acompañante y/o la familia se acomoda a las nuevas circunstancias. Por eso - sin duda - las empresas pecan al no involucrarlos en el proceso. Por qué no buscar un viaje previo para que la pareja se empiece a visualizar en su nueva vida? que tal tener un punto de contacto identificado en la empresa para contestar todas las preguntas que tienen los acompañantes? creo que son algunas buenas ideas. 

En términos de familia sin duda es igual, mi consejo es que incluyas a tu pareja o que busques ser involucrado en lo que más puedas durante la toma de decisión y de preparación del viaje. Es importante hacerlo desde el inicio y buscar espacios para hablar de los detalles, sobre lo que implica el cambio desde el punto de vista laboral para tu pareja (más viajes? más horas de trabajo? más gente a cargo?), pros y contras del país asignado, planes de regreso, etc. Si tu pareja o tú como pareja entienden las nuevas responsabilidades y puede hacer las preguntas que le causan angustias seguro que será un mejor apoyo en cada paso y sabrá ubicar sus expectativas, sabrá replicar cada detalle a su familia y de esta manera todos estarán más preparados. Y, en términos personales, ella o él tendrá mayor claridad de su papel y de sus posibilidades en este nueva aventura. 

Usualmente el acompañante será el que mantenga el hogar unido durante los muchos cambios que todos vivirán, será el eje del cambio. Involucrarlo en todos los pasos antes de la partida seguro que hará que este eje sea más fuerte ya en su destino. Hacerlo partícipe ayudará a que las decisiones se evacúen con más facilidad, fortalecerá su relación, su viaje, su familia y su experiencia como expatriados. 

Ser acompañante no es un papel secundario, detrás de cada expatriado va una gran familia capaz de saltar a este gran cambio junto a él o ella. Por eso, no dudes en involucrarte, pregunta, indaga, investiga, seguro que te hará gozar más la experiencia, te hará más feliz y ayudará a que sea una oportunidad única para todos.